DESCUBRIENDO MITOS DE LIMPIEZA

Descubre los mitos mas comunes de la limpieza

 

 

#1 Los desinfectantes a nivel hospitalario deben ser a prueba de tuberculosis. 

   Un desinfectante de grado hospitalario sólo necesita probarse con dos organismos: Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus. Los desinfectantes de tuberculosis no se utilizan para controlar contagios, ya que es una bacteria que se transmite de manera aeróbia. Esto quiere decir que la tuberculosis sólo se contagia cuando una persona infectada estornuda o tose y las bacterias viajan a través del aire, las respiramos y llegan a nuestros pulmones. En conclusión, podemos decir que los desinfectantes o limpiadores de superficies no generan ningún impacto cuando se trata de eliminar este tipo de patógeno.

 

 

#2 Los desinfectantes promueven la resistencia a los antibióticos en los microorganismos

  El modo de acción para un desinfectante es diferente al de un antibiótico. Esto aplica para bacterias resistentes a antibióticos (MRSA o CRE). Las bacterias resistentes a los antibióticos han desarrollado una resistencia a algunos tipos de antibióticos. Esta habilidad de las bacterias no tiene una indicación directa de la eficacia de un desinfectante para esas mismas bacterias.

 

 

#3 El cloro es el mejor desinfectante 

  Para que el cloro funcione de la manera correcta, la superficie sobre la que se va a aplicar debe estar pre-lavada antes de cualquier aplicación. Limpiar y desinfectar con cloro es un proceso de dos pasos. La vida del cloro en un estante es inestable y depende de las condiciones del almacenaje. La cantidad de cloro activa varía en cada producto. El Hipoclorito de sodio, es decir, el cloro se descompone en agua y sal, por eso es muy importante no almacenarlo en áreas calientes. Debe utilizarse una solución de cloro antes de cualquier desinfectante. Los iones de agua o la dureza y los contaminantes en un contenedor sucio pueden afectar adversamente las partes por millón (ppm) de cloro disponibles.

 

 

#4 Mientras más químicos, mejor.

  Los productos de limpieza y desinfección están hechos para utilizarse en cantidades y concentrados específicos. Cuando se mezclan o se diluyen los productos es importante seguir las instrucciones de manufactura de forma meticulosa para evitar situaciones de riesgo